El mundo de la capacitacion hoy destaca cuáles son las cuatro principales emociones y sentimientos que un líder debe potenciar en sus equipos para mantenerles motivados, despiertos y activos.
1. Ser parte de algo más grande que ellos mismo
El enfoque basado en la consecución de trabajos grandes, relevantes que pueden, incluso, estar vinculados en la ayuda a otros supone despertar en los empleados un sentimiento de estar sirviendo para algo más que para avanzar en sus logros personales.
Los líderes han descubierto que la raíz del compromiso no es encontrarse a sí mismo, si no encontrar una causa por la que estar dispuesto a luchar. Como líder, pocas cosas son más importantes que la definición de un «objetivo» que vincule a la gente con el proyecto.
2. Tener un sentido de pertenencia
Cuando las personas no sienten que pertenecen a un lugar o que son valoradas, malgastarán su tiempo cambiado su forma de interactuar o de desarrollar el trabajo con el fin de crear ese valor, en lugar de construirlo para su equipo u organización.
INC recomienda cerrar el círculo con el refuerzo y transmisión de tres sentimientos: «Soy valioso», «mi trabajo lo es» y “no podemos ganar sin mis contribuciones».
3. Ir hacia una aventura significativa
Una aventura con sentido es un viaje que tiene elementos de riesgo, desafío, emoción, suspense, resultados desconocidos y un premio que haga que valga la pena el esfuerzo. Por ello, INC recomienda plantearse cuestiones como
¿Cuál es la aventura que desea llevar a su gente?
¿Tiene un objetivo incorporado?
¿Pone a prueba los límites, fortalezas, voluntad y habilidad contra la adversidad?
4. Saber cómo sus contribuciones hacen una diferencia en la vida de otro ser humano para poder saber como motivar a un equipo.
Esto tiene mucho que ver con el punto número uno. A veces la inmersión en el trabajo diario no nos permite ver que los resultados inciden directamente en los demás. En este caso no tiene por qué ser, si quiera, de fuera de la empresa sino de dentro de ella, hacia otros compañeros haciendo una especia de charla motivacionales.
La oportunidad es simple, hay que tomarse un tiempo para ver el impacto y las consecuencias que tiene un trabajo y, después, comunicarlas al equipo como premio por su esfuerzo. Hágales conocer y escuchar los resultados de sus esfuerzos.