3 ingenieros de México y Canadá desarrollaron una solución que destrabó uno de los cuellos de botella del ecommerce: los pagos online.

Conekta es consecuencia de las lecciones que les dejaron otras organizaciones que hicieron Héctor Cárdenas, Cristina Randall y Leo Fischer. Amigos a partir de la universidad, los ingenieros entendieron qué les dolía a sus consumidores en las operaciones online. Por esa razón, desarrollaron un agregador de pagos con tarjeta y en efectivo, que a los 12 meses de uso ha aumentado en un promedio de 1,000% el volumen de transacciones de sus bastante más de 2,500 consumidores.

La scale-up además ha limitado en menos de 1% los contracargos, un componente que hasta hace poco frenaba el negocio electrónico. “Se trata de un monumental desarrollo. El usar estas maneras de pago es novedoso en mercados como el mexicano, que todavía no está bastante desarrollado y que permite las operaciones tanto a quien compra como a quien vende”, plantea Álvaro Vargas Briones, experto en finanzas y negocios por la Escuela Bancaria Comercial (EBC).

La solución

Al egresar de la Universidad de Waterloo, los 3 amigos hicieron un directorio de organizaciones online que terminó difícil de monetizar. En 2011, tras una conversación con inversionistas de la aceleradora 500 Startups, desarrollaron un autor de tiendas online simple de utilizar para los consumidores, empero el problema de dichos era procesar pagos. Cárdenas recuerda que la aceptación de transacciones era apenas de 30%, lo cual les causaba mucha frustración. “Vimos que el sistema de pagos era el oxígeno para los negocios”, comenta.

Ha sido entonces que dejaron de lado su ‘Shopify mexicano’ para desarrollar una solución de pagos que aceptara tarjetas bancarias y en efectivo, a fines de 2012. La tenacidad de Cárdenas ha sido fundamental para convencer a Banorte, el primer banco con el que trabajaron, y a Prosa, el switch de transacciones electrónicas bancarias. En febrero de 2013 procesaron su primer pago. Sus primeros consumidores vieron que la aceptación de transacciones subió 50% casi rápido.

De esta forma surgió Conekta , que además contó con una API para que los desarrolladores y las gigantes organizaciones pudiera usar la solución como marca propia. aquello atrajo a jugadores como la transnacional Femsa, con la que lanzaron el pago en efectivo para sus tiendas Oxxo en 2017. además hicieron un escudo antifraude que, al integrarle ia (inteligencia artificial), ha logrado minimizar a menos 1% el grado de contracargos ante 30% que reportaban los consumidores.

El modelo

Conekta cobra una comisión por cada transacción exitosa. En pagos en efectivo, la tasa es de 3.9% y con tarjetas de bancarias es de 2.9%. Además cambia si hablamos de mensualidades con cargo a la tarjeta o transferencias electrónicas. Para entrar a los servicios de pagos de Conekta, el comprador debería estar dado de alta frente a el Servicio de Gestión Tributaria (SAT) y registrarse en la plataforma de la fintech.

A la fecha, la compañía cuenta con 2,500 consumidores, entre ellos, Google, Facebook, Netflix, Femsa y Amazon. En 2018 procesó un volumen de 250 millones de dólares y hasta mayo registraba un aumento anual de 190% y mensual de 30%, sugiere Cárdenas. Para el desarrollo de su solución, la compañía ha levantado bastante más de 21 millones de dólares de fondos como 500 Startups, Femsa, Jaguar Ventures y Variv, así como ángeles inversionistas.

Los emprendedores

El mexicano Héctor Cárdenas y los de Canadá Cristina Randall y Leo Fischer se conocieron a medida que estudiaban ingeniería en la Universidad de Waterloo, en Canadá. A partir de entonces hicieron negocios unidos. Para Cárdenas, quien es originario de Coahuila, emprender era algo natural, puesto que es tradición familiar. Uno de sus primeros proyectos ha sido un dispositivo doctor que le enseñó que para producir un hardware es preciso 10 veces bastante más de inversión que con un programa.

Con sus aliados desarrolló un directorio de organizaciones tipo Yelp, así como un autor de tiendas online. “La razón por la que nos juntamos ha sido ya que sabíamos que sólo ligados podíamos edificar una compañía”, dice Cárdenas. Acorde la compañía ha sido pasando de start-up a scale-up, cada uno ha sido tomando un papel: Cárdenas asumió el de CEO, Fischer se dedicó al desarrollo de la tecnología y Cristina a atraer a gigantes consumidores, como Amazón, Uber y Google.

Desafíos y planes

Conekta pasó de tener 7 empleados a bastante más de 100. Uno de los monumentales retos de la organización ha sido la transición de un ambiente flexible al de una compañía más organizada, con un claro enfoque hacia el comprador y la solución a sus inconvenientes, explica Cárdenas.

En marzo, la compañía hizo saber un levantamiento de capital por 13 millones de dólares, que han invertido en el desarrollo de tecnología y incremento del equipo técnico. El CEO sugiere que por el instante continuarán con su penetración en México. En el futuro comenzarán a laborar en territorios de Latinoamérica. “Nuestro desafío es consolidarnos como una compañía de pagos en el territorio, en cómo dar estabilidad para atraer a más clientes”, dice.