GUADALAJARA, JALISCO (02/ENE/2015).- La exportación se convirtió en una válvula de escape para la industria del mueble de Jalisco, en un año en el que se contrajo el consumo por la incertidumbre que generó la reforma fiscal aprobada en el Congreso de la Unión.

La fábrica de muebles Río Grande, ubicada en Juanacatlán, compensó la caída que registraron sus ventas desde 2013, con la apertura de Estados Unidos como mercado. Este año envió 20% de su producción a esa nación para no cerrar con números rojos, refiere la directora comercial, Sandra Sugey Pérez Padilla.

Con un solo cliente en Estados Unidos, esta empresa se salvó de ligar dos años con pérdidas y logró incrementar sus ventas en 4% en 2014.

De acuerdo con la Asociación de Fabricantes de Muebles de Jalisco (Afamjal), las exportaciones ascendieron a 276 millones de dólares al corte del mes de septiembre y, de confirmarse esa tendencia positiva, se habrá cerrado 2014 con 350 millones de dólares. Esto significa 11% más que en 2013.

El principal destino de los envíos de esta industria es Estados Unidos, después Canadá, China, España, Italia y Paraguay, países que compraron, por ejemplo, artículos de mesa y de cocina de madera, según los registros del Instituto de Información, Estadística y Geografía de Jalisco.

Pese al incremento de las exportaciones, el presidente de Afamjal, Adolfo Tanda Castillo, señala que el sector tuvo en 2014 un pírrico crecimiento del 1%, pero hay otros organismos empresariales, como la Cámara Regional de la Industria de Transformación de Jalisco —que también tiene entre sus agremiados a muebleros—, que aseguran que se decreció en cuatro por ciento.

Sin importar esa divergencia, ambas agrupaciones coinciden en que el poder adquisitivo en el país se desplomó y que en este tipo de coyunturas las familias mexicanas adquieren únicamente artículos de primera necesidad, entre los que no están los sillones esquineros, sillones dos cuerpos y la mesa de comedor. Por ello la exportación es fundamental para el sector.

Tanda Castillo indica que derivado de la contracción del mercado interno, se recortó 2.69% la plantilla del personal de la industria.

El sector inició 2014 con 20 mil 475 empleos y, en octubre, ya eran 19 mil 925: en este lapso se perdieron 550 puestos laborales.

“Hay un ligero repunte del empleo en el último bimestre del año, pero se ve difícil ya no superar sino alcanzar los 20 mil 475 empleos que se tenían al 31 de diciembre de 2013”, afirma el presidente de Afamjal.

Para revertir esa inercia negativa, la Asociación de Fabricantes de Muebles pretende en 2015 la apertura de más mercados en el extranjero, la tecnificación y nuevos canales de comercialización a nivel nacional.