Ser barman no es una labor fácil. Para aprender rapidamente, puedes hacer un curso de bartender en una escuela de barman. En muchas ocasiones te encontrarás con muchos obstáculos. Así sea debido a una mala planificación, una lista de convidados repentinamente larga o bien un colega enfermo, en algún instante, como barman de acontecimientos, deberás trabajar absolutamente solo.

Para estas ocasiones, GeDiscovery tiene los mejores consejos que te van a ayudar a encararte a una velada llena de convidados.

Planifícate
En la mayor parte de los casos vas a saber anticipadamente si vas a trabajar solo y, merced a eso, vas a poder organizarte. No obstante, va a haber veces en las que no vas a saber que vas a trabajar por ti hasta llegar al acontecimiento. Si esto llega a suceder, debes prepararte veloz antes que los convidados lleguen.

Por poner un ejemplo, al instante de servir las bebidas, existen muchas formas en las que puedes ahorrar tiempo. En dependencia del género de bebida que vayas a servir, y de las comodidades que te ofrezca tu cliente del servicio, puedes efectuar lo siguiente:

Vino
Si hay múltiples cajas de vino, abre varias botellas antes que comience el acontecimiento. Así, vas a estar listo para servir. En ciertos casos (en especial si en el acontecimiento solo se servirá vino o bien cerveza), sirve varias copas y déjalas en el bar a fin de que los convidados las recojan. Recuerda siempre y cuando el inicio del acontecimiento va a ser el instante más ocupado de la noche, ¡todos precisarán un trago!

Cerveza
De ser posible, ten un área de autoservicio: pon las cervezas en el mostrador así como un abrebotellas. Ya antes de esto, no te olvides de consultarlo primero con tu cliente del servicio. Dile que esta es una genial opción para poder servir a los convidados que no deseen cerveza y deseen otro género de bebida. Asegúrate de anudar el abrelatas de botellas de alguna forma a fin de que no desaparezca.gediscovery-bartender-privado-evento-300x169 Guía para bartenders: Cómo ser un bartender de eventos

Licores

Si tienes pourers (asimismo conocidos como dosificadores o bien vertedores), ahorrarás valiosos segundos en tanto que vas a poder calcular con mayor precisión las medidas de cada bebida y evitarás derrames. ¡Todos sabemos que el tiempo es hermoso cuando se está tras la barra! Cuanto menos tiempo te tome preparar una bebida, vas a poder servir y atender a más convidados.

Gaseosas
Si las gaseosas están en latas o bien botellas individuales, considera poner un área de “autoservicio” para los convidados, tal y como mentamos previamente con la cerveza. Cada convidado que se sirve a sí mismo, es un convidado menos en la cola.

Controla a los convidados
Cuando trabajes solo, tus manos siempre y en toda circunstancia han de estar vertiendo bebidas. Para supervisar a los convidados, utiliza el lenguaje anatómico para reconocer que escuchaste cada orden y apunta a la próxima persona cuando sea su turno. Procura tomar el próximo pedido mientras que aún estás sirviendo el último.

Mantente positivo

Te van a llegar comentarios como: “¿Trabajas solo?” “¿Absolutamente nadie te ayuda?” “¿Puedes apurarte?” Tu contestación ha de ser siempre y en toda circunstancia positiva y segura: Hazles saber que eres eficiente y capaz. Solo recuerda decirlo con una sonrisa de manera directa al convidado.

Pidiendo ayuda
Imaginemos que tienes inconvenientes para abrir una botella y ya has perdido bastante tiempo tratando de abrirla. En muchas circunstancias, hallarás convidados que se van a ofrecer a asistirte. ¡Puesto que déjalos! Si abren 2 o bien 3 botellas de vino para ti, ¡excelente! Eso te ahorrará bastante tiempo y vas a crear una buena relación con los convidados.

Lógicamente, esto puede no tener sentido en un ambiente más formal, mas en la mayor parte de los acontecimientos está a la perfección bien dejar que los convidados te asistan con labores pequeñas y simples. No obstante, recuerda que, bajo ninguna circunstancia, debes dejar que alguien ingrese tras la barra.

Servicio al cliente: Siempre y en todo momento muestra una sonrisa
Es esencial regresar a decirlo: como barman, debes rememorar tener una sonrisa en tu semblante. Cuando trabajas como un barman de acontecimientos, es simple que tu semblante parezca frustrado o bien molesto, cuando realmente solo te estás concentrando y trabajando duro. Tus expresiones faciales te dejarán sostener la confianza y la seguridad con los convidados.

¡Subsististe!
Subsististe a la primera una parte del acontecimiento, sostuviste los vasos llenos y a los convidados felices: todo con una sonrisa en tu cara. ¡Felicitaciones!

Ahora que estás en el tramo final del “caos” y la celebración se está terminando. Ahora es el instante de sacar las jarras de agua y poner más vasos.

Al final de la noche, tu jarra de propinas va a estar llena. Te vas a sentir satisfecho después de haber organizado todo por tu cuenta y haber cumplido con tu trabajo como barman de acontecimientos.