Republicanos proponen dar 1,000 dólares a quienes reciban una renta anual inferior a los 50,000 dólares.

EFE.- El mandatario estadounidense, Joe Biden, se enseñó este miércoles dispuesto a hacer concesiones en el proyecto de estímulo de 1.9 billones de dólares que ha planteado al Congreso para revivir la economía de Estados Unidos y afrontar a la enfermedad pandémica.

Biden se mantuvo firme en su iniciativa de dar a los estadounidenses un pago exclusivo de 1,400 dólares con la intención de inyectar liquidez en la economía, aun cuando abrió la puerta a modificar los requisitos sobre quién recibirá dicha ayuda, lo cual podría reducir el número de beneficiados.

Bajo la de hoy iniciativa demócrata, cada de Estados Unidos que gana menos de 75,000 dólares al año recibiría aquellos cheques, algo que la contraposición republicana estima un despilfarro pues, a su juicio, se aprovecharía de el apoyo gente que no la requiere.

“No tenemos la posibilidad de echarnos para atrás en aquellos 1,400 dólares en cheques directos que habíamos planteado pues la población los necesita”, mencionó Biden con los miembros demócratas del Congreso a lo largo de una llamada telefónica cuyo contenido ha sido filtrado a los medios de comunicación.

El jefe, no obstante, consideró que el apoyo sí que puede estar “mejor dirigida” para beneficiar a quienes más la requieren.

“Pero, -insistió- no voy a comenzar mi Gestión rompiendo una promesa que le he producido al poblado estadounidense”.

Después, la portavoz de la Vivienda Blanca, Jen Psaki, precisó que Biden se rehúsa a rebajar la proporción de 1,400 dólares, sin embargo sí está abierto a “tener conversaciones” sobre quién debería recibir dicha ayuda.

La contraoferta republicana: 1,000 dólares

ante ello, un conjunto de 10 senadores moderados del Partido Republicano, liderados por Susan Collins, planteó esta semana a Biden una estrategia de estímulo de 618,000 millones de dólares, lo cual implica casi un tercio de los 1.9 billones de dólares que reclaman los demócratas del Congreso.

Aquel proyecto incluye unos pagos directos de 1,000 dólares, en lugar de 1,400, y estima que los beneficiarios deberían ser esos con una renta anual inferior a los 50,000 dólares.

Biden ha considerado que dicha iniciativa de 618,000 millones de dólares es insuficiente, sin embargo ha dejado claro que desea laborar con los republicanos para que el paquete de estímulo tenga la ayuda de ambos partidos, en un intento por dejar atrás la polarización de los últimos años.

En declaraciones a la prensa en la Vivienda Blanca, Biden afirmó este miércoles estar convencido de que el paquete de rescate se aprobará con “algunos” votos republicanos.

Demócratas abogan por aprobación a corto plazo

No obstante, los demócratas, con mayor parte en las dos cámaras del Congreso, anhelan aprobar el proyecto de rescate cuanto anteriormente.

Varios de ellos temen que se repita la parálisis que se apoderó del Partido Demócrata en 2009, una vez que el entonces mandatario Barack Obama gastó bastante tiempo en intentar llegar a un convenio con los republicanos para, finalmente, tener que actuar solo con la ayuda de su partido para rescatar la economía.

Por esa razón, a medida que Biden aspira tender puentes, los demócratas del Senado empezaron el martes el proceso para empezar a debatir su iniciativa de alivio, con o sin en apoyo de los republicanos.

El jefe de la mayor parte demócrata en el Senado, Chuck Schumer, y 10 de sus correligionarios se juntaron este miércoles con Biden a lo largo de una hora y media para abordar el tema.

A la salida de la junta, Schumer mencionó a la prensa que está dispuesto a “trabajar con los amigos republicanos una vez que se pueda”.

“Queremos que sea bipartidista, sin embargo debemos ser fuertes. No tenemos la posibilidad de perder la era, no tenemos la posibilidad de demorarnos, no tenemos la posibilidad de diluir lo cual recomendamos, pues los inconvenientes que tiene esta país y las oportunidades que, a cambio, debemos brindarles resultan muy grandes”, argumentó.

Pese a los vocablos de Schumer, los demócratas poseen una mayor parte bastante estrecha en el Senado y, para aprobar su iniciativa, no tienen la posibilidad de arriesgarse a perder ningún voto en su partido.

aquello supone que el liderazgo demócrata deberá hacer malabarismos para conservar Ligados a senadores de su bancada con ideologías bastante diferentes, a partir del izquierdista Bernie Sanders hasta el moderado Joe Manchin, quien todavía no ha expresado su apoyo a la iniciativa de Biden.

Gestión Biden Ante crisis histórica

A medida que las negociaciones se suceden, la Oficina de Presupuesto del Congreso publicó un informe con una imagen gris: se espera que al rededor de año la economía vuelva a los niveles previos a la enfermedad pandémica, sin embargo habrá que aguardar años hasta que se recuperen los empleos perdidos en esta crisis.

Luego de que el virus se expandiera en marzo por USA, la tasa de desempleo arribó hasta el 14.7% en abril, una cifra no vista en bastante más de hace 50 años.

a partir de entonces, la tasa de desempleo se ha ido disminuyendo, sin embargo todavía tiene 10 millones de empleos menos que inicialmente de la enfermedad pandémica.

USA dirige las estadísticas de la Covid-19 con bastante más de 26.5 millones de casos y 449,000 fallecidos, según datos de la Universidad Johns Hopkins.