México es el tercer territorio de Latinoamérica que más ataques cibernéticos recibió el año pasado, detrás peruanos y Brasil.

Hace poco bastante más de 2 años, Santiago Fuentes y Antonio Arellano hicieron un viaje de negocios a Israel, más especialmente a la ciudad más importante, Tel Aviv. Y ha sido a lo largo de reuniones, que descubrieron el peso preponderante que tiene, generalmente, para el territorio la ciberseguridad.

Y es que no es de ni una forma para esta sociedad un asunto menor. Tan solo en 2018, el regimen y organizaciones del territorio localizado en medio oriente invirtieron ámbito a la ciberseguridad hasta una quinta parte de los casi 114,000 millones de dólares que el planeta en su grupo destinó para protegerse.

Todo este desarrollo acabó por ser impactante para Santiago y Antonio, quienes, justo estando en este sitio, decidieron que el siguiente paso de sus carreras estaría enteramente ligado a este asunto.

Ha sido así como, velozmente a su regreso a México, los dos profesionistas decidieron emprender en este lote, fundando la compañía Delta Protect, especializada justamente en la custodia digital.

“Poder visitar la meca de la ciberseguridad en el planeta, como lo es Israel, nos permitió darnos cuenta de lo mucho que nos falta en México en este sentido, un territorio que entendemos que tiene graves inconvenientes de ciberataques, ha sido así como decidimos comprender lo bien que se estaba realizando allá para traerlo acá”, explica Santiago Fuentes a Forbes México.

Su percepción sobre lo que sucede en nuestro estado en este sentido no es para nada equivocada. Según un estudio de ESET, México es en la actualidad el tercer territorio de Latinoamérica que más ataques cibernéticos recibió el año pasado (16.94%), posicionándose únicamente por detrás peruanos (31%) y Brasil (18%).

Una startup para startups

Empero, ¿a qué mercado debía enfocarse la compañía? Santiago y Antonio analizaron el ámbito mexicano y encontraron que estaban sucediendo 2 cosas bastante en especial: Estaba creciendo de forma considerable el ecosistema emprendedor y la tendencia del fintech estaba despuntando cada vez de mejor forma.

“Toño y yo empezamos a continuar entonces todo lo cual estaba pasando con la Ley Fintech y los requisitos que la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) ponía a las startups para lograr regularizarse y decidimos entonces apostar por ayudarlas en este sentido”, detalla el fundador de Delta Protect.

Ha sido así como la compañía inició muy lento a laborar con cada vez más compañías de reciente construcción, las cuales, a partir de su visión, tiene un desafío fundamental en sus manos al tener que complementar su capacidad tecnológica y de innovación, con la custodia de la información de sus usuarios.

“Las startups son compañías por naturaleza bastante ágiles, que construyen productos tecnológicos de forma bastante instantánea, y que deben descubrir la forma de conectar esta rapidez con procesos de ciberseguridad”, menciona el emprendedor.

Es bajo esta conjetura que, a partir de el punto de vista de Fuentes, es primordial que estas organizaciones se encuentren auditando una y otra vez su tecnología y repasando cuáles son las vulnerabilidades que tienen la posibilidad de ir presentando.

“Nosotros como compañía estamos bastante interesados en poder laborar en grupo con cada una de aquellas organizaciones que creemos van a ser en un futuro los unicornios de la región”, muestra. Hoy la compañía cuenta ya con consumidores tanto en México como otros territorios de AL como Argentina o Colombia.

Y es con este entendimiento del asunto, que el fundador amonesta que sí hay una inquietud clara de las startups por laborar en temas de ciberseguridad y conservar un grado óptimo de custodia.

“Con las startups la mayor parte de los procesos son muchísimo más rápidos que con otras compañías, y bueno Endeavor nos plantea que, en impacto, la media de los emprendedores sí tiene un mindset bastante claro sobre el valor que tiene la tecnología y la ciberseguridad, ellos saben que hoy todos somos vulnerables”, comenta.

Este pensamiento, menciona Santiago Fuentes, se vino refinando especialmente a lo largo de los últimos 2 años, con el razonamiento que existió con sobre los riesgos del ransomware y ahora con la expansión de la enfermedad pandémica.

“Creo que los emprendedores saben precisamente ya lo cual es la ciberseguridad y el valor que tiene, hay un entendimiento cada vez más enorme en ellos sobre lo cual tienen que hacer en este sentido”, concluye.