Villa General Belgrano. Podrían ser llamados, sin exagerar, “los locos de la Oktoberfest”. O ser calificados como los fans número uno de esta fiesta, la más convocante de Córdoba fuera del verano. Ellos se autotitulan la “banda Meriggi”.

Son todos integrantes de una misma familia, de Avellaneda (provincia de Buenos Aires), que desde hace dos décadas viajan más de 750 kilómetros cada octubre para pasar, juntos, unos días en la Fiesta Nacional de la Cerveza de Villa General Belgrano.

La tradición familiar se ha hecho inviolable: el viaje de cada año se ha tornado indiscutible. La única duda es cuántos y quiénes son de cada partida.

Una aclaración en tono de código surge al instante: el grupo está integrado siempre sólo por hombres, de distintas edades. Este año, el mayor tenía 72 y el menor 18 años. El piso de los 18 para ser parte de la banda es un requisito, según afirman.

Es la cuarta generación de hermanos, abuelos, padres, primos y sobrinos, que dejan reservada en la agenda esta cita ineludible de cada año. Algunos octubres han sido más y otros menos, pero los Meriggi nunca han faltado desde aquella primera visita a un evento que, 20 años atrás, era bastante más modesto que el actual.

Otro código establecido de la banda familiar es que siempre viajan para el primer fin de semana de la fiesta. “Caiga el día que caiga”, detienen todos los compromisos para disfrutar de la cerveza, la comida y las tradiciones del evento y, de paso, pasear por el valle de Calamuchita.La “banda”. Los Meriggi que llegaron este año, en el predio del parque cervecero de Villa General Belgrano.

Saben, claro, que el segundo “finde” es siempre el más convocante. Y prefieren moverse con más comodidad en el predio. Sentirlo suyo.

La presencia de los Meriggi tiene sus ritos y no pasa inadvertida. Se preparan con buzos y remeras alusivas, como uniformados para la ocasión. Uno de ellos, incluso, avanzó un paso más: lleva el sello de la Oktoberfest grabado a flor de piel, tatuado en su espalda. Cada año le va sumando la nueva fecha de su asistencia.

“Ya estamos programando el viaje para la edición 2017”, aseguraban el domingo pasado, en coro, desde una mesa donde se confundían los jarros de cervezas rubias, negras y rojas, entre platos de salchichas con ­chucrut.

“Ya no podemos faltar”, marca uno de los más veteranos del grupo. “Puede que alguno no venga un año, pero la banda siempre estará”, acota otro. Sacan la cuenta que de los 53 años que cumple la fiesta, ellos han estado en casi la mitad. “La mitad más importante, desde que se hizo grande”, aclaran.

El evento no para

El fin de semana pasado fue el primero de la 53° edición. Este jueves será el Día Joven, con bandas de rock locales y el cierre con Las Pelotas. De viernes a domingo se espera el pico de convocatoria.

La principal novedad es el nuevo predio, fuera del casco céntrico. En poco más de 100 días, se llenaran las cabañas en Villa General Belgrano que logró transformar un monte tupido y cerrado en la periferia del pueblo en un bonito “bosque de los pioneros”, donde se desarrollará de ahora en más esta fiesta que en los últimos años superó las 50 mil personas visitantes.

Los terrenos fueron expropiados por el municipio con este fin cuatro décadas atrás. Pero se decidió utilizarlos cuando ya no pudo alquilar más el espacio céntrico que albergó al evento por 20 años.

El municipio debió establecer una logística de traslado, con accesos direccionados desde la ruta 5, y con transporte público y gratuito desde el centro hasta el nuevo predio.

Otra novedad de este año es que ya no se elige reina ni princesas. Es la primera fiesta cordobesa que decide dejar esa tradición y variar tal paradigma.

El evento siempre repite la fórmula: danzas típicas sobre el escenario y comidas y cerveza para degustar. Los vecinos de la localidad ingresaron gratis. La fiesta genera una ocupación hotelera superior a la de los mejores días de verano y mueve la economía regional en planea temporada turística baja.

Hasta el lunes 10

Entradas. De lunes a miércoles: gratis. De jueves a domingo: $ 310 (jubilados $ 250). Lunes 10: $ 210 (jubilados $ 170). Habitantes locales, menores de 12 años y personas con discapacidad: gratis; y hasta hay entradas que incluyen alojamiento en cabañas villa general belgrano.

Algunos precios. Litro de chop $ 160; gaseosa chica $ 40; hamburguesa $ 120; pancho con panceta $ 120; choripán $ 80; playa de estacionamiento para autos, junto al predio, $ 200 por día.

Tag: villa general belgrano cabañas