Jassy ha producido de Amazon Web Services una organización de 50,000 mdd que ha abarcado más del 30% del mercado universal de la nube.

Jeff Bezos sorprendió a las organizaciones estadounidenses al anunciar que dejaría su cargo como CEO de Amazon, tras 27 años al frente de la compañía. No obstante, el nombramiento de su sustituto no terminó ser una sorpresa.

Andy Jassy se juntó a Amazon en 1997, 3 años más tarde del arrojar la biblioteca online y a partir de 2016 ha estado dirigiendo el más grande generador de ingresos del gigante tecnológico: el abastecedor de servicios en la nube Amazon Web Services (AWS).

El mismo día que Bezos hizo saber su reemplazo, el gigante electrónico compartió que AWS registró ingresos de 12,700 millones de dólares (mdd) a lo largo de el último trimestre de 2020, sobre las ventas de toda la compañía de 125,000 mdd, con ingresos operativos de 3,600 mdd, un incremento del 37% año tras año.

El nombramiento de Jassy es clave en la perspectiva del futuro de Amazon y de la industria tecnológica: su camino a continuar está en la nube. Así como Satya Nadella ha sido destinado CEO de Microsoft en 2014 después de liderar su separación de nube de Azure, Jassy dirigirá Amazon con un entendimiento íntimo de una industria que aloja parte importante de la potencia informática y de datos de todo el mundo.

“Siempre ha habido un debate sobre si AWS puede ser un comercio más enorme que Amazon. Este es un voto a favor sobre la contestación a dicha pregunta, que posiblemente sea sí”, argumentó Todd McKinnon, director ejecutivo de Okta (empresa de programa en la nube).

La llamada “nube” se convirtió en la columna vertebral tecnológica de parte importante de todo el mundo empresarial, no obstante, es en enorme medida invisible para los clientes que usan la nube cada vez que escanean un menú de códigos QR en un restaurante o ven cintas de Netflix.

A partir de su lanzamiento hace bastante más de una década, AWS ha estado a la vanguardia del sector de la nube y se convirtió en el más grande distribuidor de la industria, abarcando más del 30% del mercado universal de la nube.

A lo largo de los 15 años de Jassy supervisando AWS, el comercio se convirtió en una organización de 50,000 mdd y con bastante más de un millón de consumidores, integrados Pfizer, Walt Disney y Johnson & Johnson.

Jassy “ha cambiado por sí solo el rostro de la informática”, aseguró Frank Slootman, director ejecutivo de Snowflake (el gigante del almacenamiento en la nube que es tanto comprador como adversario de AWS). “La idea de nube pública ha sido pionera en Amazon”, añadió.

No te pierdas: Esta app busca diagnosticar Covid-19 con sólo toser frente al teléfono

El principio de la nube en Amazon

Jassy se juntó a Amazon en 1997 luego de su graduación en Harvard, siguiendo a Bezos como ayudante técnico. A inicios de la década de 2000, a ambos hombres se les ocurrió la iniciativa de subcontratar redes informáticas, años antecedente de que otros enormes tecnológicos como Microsoft y Google comenzaran a jugar con el término de lo cual entonces se nombraba “infraestructura como servicio”.

Cuando arrojó AWS en 2006, Jassy se dedicó a evangelizar la noble iniciativa de la “nube”, primero apuntando a empresas pequeñas; la iniciativa de que un conglomerado transnacional subcontratara la infraestructura informática aún era difícil de vender.

En tanto, McKinnon de Okta, recuerda haber conocido a Jassy después de uno de sus discursos en 2009, una vez que intentaba poner en funcionamiento su propia compañía basada en la nube. “Nadie estaba del todo en (la nube) y Jassy mostró que funcionaría”, dijo McKinnon.

En la actualidad la organización Okta tiene un costo en 35,000 mdd y está en medio de las docenas de compañías multimillonarias que usan AWS y han crecido junto al auge de la industria de la nube, intensificada en la última década.

En los últimos años a partir de entonces, Jassy ha defendido su evangelio por la nube y en una conferencia hecha en el último mes del año de 2020, enfatizó: “Hay que tener el coraje de levantar la compañía y obligarlos a modificar y moverse”.

A diferencia de la frígida personalidad pública de Bezos, quienes conocen a Jassy se refieren a él como una persona “agradable” con una vida fuera de Amazon. Matt McIlwain, el director gerente de Madrona Ventures, quien conoce a Jassy ya hace 2 décadas, hizo una testimonio que no frecuenta estar relacionada con los directores ejecutivos modestos: “Es el tipo de persona con la que te encantaría tomar una cerveza”.

No obstante, como jefe empresarial, Jassy no ha rehuido los ataques de los participantes y ha creado disputa por proteger el programa de reconocimiento de la cara de AWS que se vende a las “fuerzas del orden”, a lo largo de un debate sobre preocupaciones por la privacidad.

El año pasado, una vez que AWS perdió su oferta por un contrato de nube militar de Estados Unidos de 10,000 mdd con Microsoft, Jassy llamó a la gestión Trump por su “desdén” hacia Amazon.

Jassy además ha supervisado el reinado de AWS en la industria de la nube como distribuidor importante, sin embargo además como un enemigo imponente para sus participantes, monumentales y pequeños.

Tal vez otras compañías afrontan esta complicada interacción a más grande escala que Snowflake (empresa de almacenamiento en la nube de 85,000 mdd que se fundamenta en parte importante en la infraestructura de AWS), sin embargo en los últimos años se ha observado impuesta a defenderse de la competencia de sus servicios de almacenamiento de datos del propio producto de Amazon.

“Están bastante al tanto de lo cual está pasando con nosotros mismos, pues tienen la posibilidad de nutrir su propio consumo de almacenamiento informático y ver qué tan bien lo estamos haciendo”, manifestó Slootman de Snowflake. “Gran parte de nuestro comercio se realiza en la plataforma de Amazon”.

Con el gran tamaño y poder de mercado de Amazon, Jassy tiene en su lista de retos por delante como director ejecutivo, más que nada una campaña antimonopolio de diversas frentes contra la organización dirigida por el regimen federal, que ha destacado el dominio de la compañía en su comercio de negocio electrónico.

“Amazon se ha vuelto lo suficientemente enorme. Aquello pone nerviosas a las industrias y a los gobiernos ”, mencionó Ed Anderson, analista de Gartner.

Con tantas especulaciones sobre el nombramiento de Jassy, abundan las cuestiones sobre quién tomará las riendas del comercio de servicios web de Amazon. Entre ciertos de los nombres que se rumoran está Peter DeSantis, ejecutivo de AWS o Charlie Bell, líder de infraestructura y servicios informáticos.

No obstante, un nombre se convirtió en el foco de atención de varios observadores: Matt Garman, quien ha supervisado los productos primordiales de AWS a partir de sus inicios y el año pasado se ha convertido en vicepresidente de ventas y marketing de AWS.

“Matt Garman es el individuo más lógica, tiene una vivencia inusual en AWS y pertenece a los miembros más viejos y de confianza del equipo de Andy”, describió McIlwain.

Quien requiera el puesto de Jassy, en medio de las posiciones más poderosos de la industria de la computación en la nube, deberá conceptualizar si AWS se ejecutará de manera sin dependencia al nuevo CEO. No obstante, tomando en cuenta que laboró bajo la imponente sombra de Bezos a lo largo de 2 décadas, Jassy puede dictaminar proyectar la suya en el futuro de Amazon.