La presente no reúne tus requisitos. Esa es la razón más general que puedes localizar y lo primero en que se piensa cuando se le da vueltas a la idea de mudarte. La casa te queda chavala o bien por contra, tiene espacios mal usados que no sirven, o bien es muy grande y requiere mucho mantenimiento… Todas y cada una esas son causas de meditar en que llegó el instante de buscar otra, mas asimismo la ubicación, como cuando tienes un nuevo trabajo y te queda lejísimos de tu hogar. Si es por esta causa, espera estabilizarte en el nuevo empleo y no tomes una resolución inmediatamente hasta el momento en que no te sientas seguro.

Tu residencia es muy costosa. Si adquiriste ya antes de la crisis y no has hecho ningún ajuste en tu hipoteca como una modificación, por servirnos de un ejemplo, has de estar pagando una alta mensualidad por ella. Si entonces debes hacerle algún arreglo te va a salir más costoso que buscar otra casa que reúna tus requisitos y a un coste más bajo. Ya los costos suben, mas no están al nivel de ya antes de la crisis, claramente son más asequibles ahora que ya antes del dos mil seis. De todas y cada una formas debes valorar si tu casa actual tiene salida en el mercado al coste actual puesto que si compras por préstamo hipotecario, vas a deber tener eso resuelto ya antes de cualificar para otra salvo que cuentes con genial ingreso y crédito y puedas quedarte con 2 hipotecas.Resultado de imagen para hogares

En la que vives no puedes hacer los arreglos que quieres. Una de los beneficios de las remodelaciones es que puedes poner tu casa a tu gusto como laminas de porcelanato o revestimientos exteriores, como hecha a tu medida. Mas eso no siempre y en todo momento se consigue. Por servirnos de un ejemplo, si no te agrada la testera, no siempre y en todo momento puedes mudarla, por el hecho de que hay limitaciones en la mayor parte de comunidades. Si precisas expandir, no tienes patio y consideras que un segundo piso te va a dar el espacio que precisas, edificar un segundo piso está muy regulado y en la mayor parte de los sitios no está tolerado. En cualquiera de estos casos podría ser preciso buscar otra residencia.

Tu condición económica mejoró y ya puedes buscar tu casa ideal. Es frecuente que muchos compradores procuren su primera residencia para estar unos años en ella y después dar el salto a una mejor, conforme se desarrollan profesional y a nivel económico. Si este es tu caso, y ya puedes darte otros lujos, fabuloso, eres un buen aspirante a tener una casa mejor.

Tu casa actual es viejísima y no está en estupendas condiciones. Remodelar tiene grandes ventajas mas hay ocasiones en que no hace sentido invertir miles y miles de dólares estadounidenses, pues solo le vas a poner ese dinero a la casa, sin posibilidad de que tu inversión retorne. Casos como que la casa sale del mercado con el arreglo, pues se pone más costosa que su valor real por el que la deberías vender si fueses a hacerlo o bien casas que precisan demasiada inversión para ponerla cómoda mas que todavía de este modo requieren poco a poco más y más, caen en esta categoría. Toda vez que vayas a remodelar infórmate con un tasador sobre el valor de la residencia y hasta cuánto “aguanta” la inversión que deberás hacer.

No estás presto a aceptar el stress de las mejoras. Sí, si bien tengas el dinero y contrates al personal más cualificado para hacer el trabajo, remodelar es homónimo de stress y un periodo que puede ser anárquico habitualmente. Te altera tu rutina, puede haber desorden en tu casa y en muchas ocasiones las cosas no salen igual que lo planeado, hay imprevisibles. Por el trabajo, el costo y el tiempo que acarrea, debes decidir si remodelar es lo mejor para ti o bien es preferible vender tu casa y adquirir una que tenga todo cuanto precises.