Nos protegen del sol, resultan excelentes elementos decorativos, y nos permiten crear nuevos ambientes. Los toldos ofrecen resguardo, estética y ahorro. Muchos motivos para elegirlos.

Encontrar el toldo que necesitamos para cada espacio es fundamental: usos y funciones se ponen en juego en el momento de elegir la opción adecuada, al igual que los distintos tipos y materiales de fabricación.
La protección solar parece ser la principal razón por la cual se instala un toldo en el hogar, que resulta sumamente eficaz. Pero además de protección, los toldos aportan un importante valor estético a los edificios, proporcionan espacios de sombra y ejercen una gestión eficaz de la luz, contribuyendo activamente al ahorro energético, reduciendo gastos en climatización.
Con el toldo apropiado y una instalación bien diseñada ganamos espacio exterior, ampliando así los metros habitables de cualquier construcción. Cada vez más los toldos están presentes en los proyectos de exterior como parte funcional o decorativa. Los nuevos diseños se coordinan con formas y colores para satisfacer las tendencias del mercado y adaptarse a los múltiples estilos arquitectónicos.
La ubicación es un factor determinante en la elección del modelo de toldo a adquirir. La variedad de productos existentes hace que haya una solución perfecta para cada instalación, ya sea en ventanas, balcones, terrazas, jardines o cerramientos. En la ubicación debemos tener en cuenta el tipo de sujeción del toldo. Los toldos permiten tres tipos de sujeción: a pared, a techo y entre paredes (vano).
En toldos verticales se logra una sombra completa hacia adentro del ambiente. Se deberá tener en cuenta el tipo de tela a elegir de acuerdo a la visual que se quiera tener del exterior. Aportan privacidad, confort visual y comodidad. Protegen y filtran los rayos ultravioletas y del deslumbramiento. Para este sistema son aptas las lonas cristal, vinílicas, acrílicas y telas microperforadas (Screen).
Con los toldos de proyección (toldos de brazos invisibles y punto recto), la protección que se puede obtener permite además una visual completa, prevaleciendo el uso de espacios exteriores.
Los toldos de brazos invisibles cuentan con un sistema de brazos articulados plegables, con resortes y cadenas internas de acero y su estructura está realizada íntegramente en aluminio pintado.
La lona a utilizar en este modelo de toldo puede ser vinílica, acrílica o tela micro perforada, se pueden fabricar toldos hasta un ancho de 6 mts. de ancho y salientes de 3.50 mts.
Los toldos de punto recto soportan el viento sin deformación y se aplican en su mayoría en ventanas y balcones y se consiguen en cualquier fabrica de toldos.Resultado de imagen para toldos
El accionamiento de estos modelos de toldos brazos invisibles puede ser manual (a manivela) o motorizado. Al motorizar los toldos (a tecla o control remoto), su operación puede hacerse sin esfuerzo y a distancia, desde dentro del ambiente. Además, se pueden comandar simultáneamente varios toldos. La motorización permite también el uso de sensores de viento, sol y lluvia que recogerán el toldo para protegerlo y darle mayor vida útil.
De esta manera, los toldos revelan sus múltiples funciones: protección, espacios, privacidad, confort, adaptabilidad, diseño y decoración. Para cada necesidad hay un modelo diferente. Sólo resta elegir el adecuado y disfrutar.

Tag: cerramientos lona